Blanqueamiento dental con y sin peróxido

Peroxido de hidrogeno

Debido al auge que tiene en la actualidad el cuidado de la apariencia física, el blanqueamiento de los dientes se ha convertido en un factor indispensable para toda aquella persona que desee tener una sonrisa agradable y de aspecto saludable. Para lograrlo, existen diversos métodos que utilizan distintos agentes blanqueadores. Es importante conocer las diferencias entre ellos y que factores debemos tener en cuenta para elegir la opción que más se adecue a nuestra situación.

¿Qué es el peróxido de hidrógeno?

El peróxido de hidrógeno es el compuesto químico más utilizado para realizar el blanqueamiento de los dientes, y es en realidad un producto muy conocido entre los consumidores ya que se trata nada más y nada menos que de agua oxigenada. Es un producto al que se le da mucha utilidad en fabricación de otros productos químicos, productos textiles, productos para el aclarado del pelo e incluso en papelería. Su uso en odontología estética está muy expandido ya que actúa sobre la estructura orgánica de los tejidos duros del diente. Este agente blanqueador logra la despigmentación de las manchas en el esmalte, generando el blanco deseado en las piezas dentales. En algunos casos para lograr resultados más rápido, como parte del tratamiento se incluye la aplicación de luz halógena ya que permite acelerar la descomposición del peróxido en oxígeno.

En qué consiste el blanqueamiento dental con peróxido

blanqueamineto dental peroxido

El tratamiento de blanqueamiento dental con peróxido consiste en la aplicación del producto para que penetre en esmalte del diente y provoque una reacción en las moléculas que causan las manchas. Existen dos factores que influyen en el resultado final del blanqueamiento: el tiempo de aplicación y la concentración de peróxido. Cuanto más peróxido contenga la fórmula y de más tiempo de aplicación sea el tratamiento mayor será el blanqueamiento conseguido. El tono final de blanco varía en cada persona de acuerdo al color natural de sus dientes.

Existen dos grupos de tratamientos dentro de la familia de blanqueamiento con peróxidos: los de aplicación en clínica y los de aplicación en casa supervisado por un dentista.

Para tratamientos en clínica está permitida una concentración máxima de peróxido del 35% aunque lo usual es utilizar concentraciones que no sean mayores al 25%. Otros peróxidos utilizados como agentes blanqueadores son el peróxido de carbamida, para los tratamientos ambulatorios, y el peróxido de sodio, para el blanqueamiento de dientes no vitales.

Para los tratamientos de aplicación en casa supervisados por un dentista, únicamente se puede proceder a la aplicación de fórmulas que contengas menos de 6% de concentración de este producto químico.

Blanqueamientos con peróxidos ¿qué tener en cuenta?

Una de las preguntas más habituales es si el peróxido de hidrógeno es dañino para los dientes. La respuesta corta es “no, si tomas las precauciones y consideraciones necesarias”. Así pues te explicamos qué debes tener en cuenta si decides hacerte éste tipo de tratamiento:

El principal inconveniente que presenta esta alternativa de blanqueamiento tiene que ver con el daño que puede producir el peróxido al esmalte del diente si no se utiliza el nivel de concentración adecuado. Este problema produce una elevada sensibilidad de los dientes durante y los días posteriores al tratamiento.

Como decíamos en el anterior apartado, a mayor concentración de peróxido menor tiempo es necesario para lograr resultados. Los dentistas acostumbran a utilizar ésta fórmula haciendo tratamientos de una sesión de 2 horas con peróxido de hidrógeno al 30%. Para conseguir resultados en éstos tiempos récord usan además las luces led activadoras para acelerar el proceso químico.

En el otro extremo, los tratamientos con peróxidos supervisados por un dentista pero de aplicación en casa apuestan por el segundo factor: el tiempo. Compensan la reducción de concentración de peróxido (6%) ampliando el tiempo de aplicación hasta 15 sesiones de 45min-1h. Si además buscas un producto de calidad que esté formulado con Fluoruro de Sodio y Nitrato de Potasio para ayudar a la remineralización del diente y reducir la sensibilidad, el impacto del tratamiento será totalmente nulo.

Blanqueamiento dental con peroxido

Blanqueamiento dental sin peróxido

Existen otros métodos para blanquear los dientes que no utilizan peróxidos ni derivados en su composición y surgen como una alternativa menos invasiva y con resultados  de efectivos. Estos tratamientos no son agresivos con las encías ni con el esmalte de los dientes, manteniendo el cuidado adecuado en la salud bucal. La sesión se realiza con la aplicación de un gel activo cuya fórmula está compuesta por ingredientes blanqueadores naturales.

Blanqueamiento dental sin peroxido

El procedimiento para la aplicación es similar: se inicia con una limpieza profunda de las piezas dentales dejándolas libre de sarro y de restos de alimento, para luego proceder a la aplicación del gel activo blanqueador con la ayuda de una férula bucal, asegurándose que sean cubiertos todos y cada uno de los dientes. Luego, con la ayuda de una lámpara de luz LED se activa y acelera el proceso de blanqueamiento durante un tiempo aproximado de 10 minutos.

La cantidad de veces que se tenga que repetir el procedimiento va a depender del estado actual de los dientes, la cantidad e intensidad de las manchas y de otros factores como los hábitos de consumo de productos que dañan es esmalte del diente; sin embargo, en unas pocas sesiones ya se podrán ver los cambios, logrando aclararlos entre 2 y 9 tonos respecto al estado inicial. Este tratamiento es seguro, práctico y mucho más económico que aquel que utiliza peróxido como agente blanqueador.