Blanqueamiento dental para fumadores

Hoy más que nunca, cada vez más personas optan por realizarse un tratamiento que les permita lograr tonalidades más blancas en las piezas dentales a fin de lograr una sonrisa más blanca y de aspecto saludable. Hay muchas razonas por las cuales los dientes presentan manchas y una coloración amarillenta que puede resultar desagradable y generar problemas de inseguridad en quienes lo padecen. Una de esas razones está ligada al consumo de tabaco, y te hemos preparado una guía para que conozcas más a fondo las posibilidades para remediar esa situación.

¿Qué tipo de manchas provoca el tabaco?

Básicamente, las manchas y el color amarillo de los dientes se pueden dividir en dos tipos principales: manchas intrínsecas, que son las que aparecen como consecuencia del uso de antibióticos a lo largo de los años o a la exposición al flúor cuando se es niño, y que se desarrollan en la parte interior del esmalte de la pieza dental; y las manchas extrínsecas, que aparecen debido al consumo frecuente de ciertos productos como el café, el té, las bebidas gaseosas oscuras, el vino o el tabaco, entre algunas otros. El avance de la edad también es un factor que puede desencadenar la presencia de este tipo de manchas, así como el aseo incorrecto de los dientes.

En el caso específico del tabaco, ya sea en forma de cigarrillos o su opción para mascar, éste producto contiene muchas sustancias cancerígenas que pueden producir enfermedades letales en los pulmones, boca y faringe, así como alteraciones del tejido gingival. Además de ello, el uso constante del tabaco trae como consecuencia manchas desagradables en las piezas dentales, la acumulación de sarro y una pigmentación amarillenta en el esmalte de los dientes; problemas generados debido a la nicotina, una sustancia contenida en las hojas de tabaco.

Proceso de eliminación del amarillo del tabaco en los dientes

Este tipo de manchas amarillas pueden ser removidas con un tratamiento cosmético que permita conseguir tonalidades más blancas en las piezas dentales. Las mejores opciones son los agentes blanqueadores a base de productos naturales, y para los casos más difíciles, los tratamientos profesionales con peróxidos. En éste segundo grupo son mejores los tratamientos en casa ya que contienen una concentración de peróxidos mucho menor. Además, obtendrás los mismos resultados que en uno de clínica por que la duración del tratamiento acostumbra a ser de 15 días. En todos los casos, es preciso dejar de lado el tabaco ya que su consumo produce la aparición de nuevas manchas con el tiempo, además de los problemas de salud antes mencionados.

Una vez realizado el procedimiento estético, es preciso tener algunos cuidados posteriores a fin de conseguir mejores resultados en los dientes, entre los cuales se aconseja limitar el consumo de productos que puedan generar manchas en las piezas dentales como el café, las salsas rojas, los chocolates, las aceitunas y frutas como las moras, los arándanos y las cerezas, además de los mencionados anteriormente. Lo recomendable es evitar estos alimentos desde el momento en que se inicia el proceso y hasta, al menos, una semana después de efectuada la última sesión del tratamiento.

Además de evitar el consumo de esos alimentos, es importante mantener el cuidado habitual en la higiene de la boca, usando pasta dentífrica, hilo encerado y enjuague bucal; el cepillado debe de hacerse de la forma usual: tres veces al día y después de cada comida.

Con los cuidados adecuados que incluyen dejar el tabaco y limitar el consumo de alimentos que pigmentan las piezas dentales, un fumador puede lograr mantener una dentadura brillante por mucho tiempo. De esa forma, es posible recuperar el blanco natural de sus dientes, haciendo que luzcan más limpios y saludables.