Blanqueamiento dental con luz azul

blanqueamiento dental luz azul

 

El interés por lograr unos dientes más blancos hace que muchas personas opten por realizarse el denominado blanqueamiento dental con luz azul, uno de los métodos más populares en la actualidad. Sin embargo, pocos saben de qué consiste exactamente este procedimiento, cómo se realiza, cuáles son los pros y contras de realizarlo y en qué tiempo se consiguen los resultados deseados. Os contamos todo lo que necesitáis saber sobre esta alternativa de blanqueamiento para la cosmética dental.

¿En qué consiste el tratamiento dental LED?

La técnica del blanqueamiento dental con luz azul consiste en el uso de un haz de luz sobre el esmalte de los dientes a fin de darles unos tonos más blancos y una apariencia más saludable. Aunque es un procedimiento muy utilizado en los últimos años, sus resultados son variables y dependen de diversos factores como, por ejemplo, la coloración de los dientes antes del tratamiento, la resistencia del esmalte de la pieza dental o los hábitos de consumo del paciente. En todo caso, es probable que se puedan conseguir hasta 8 tonos más blancos luego de cierta cantidad de sesiones.

Blanqueamiento dental con luz azul en el dentista

Los dentistas utilizan ésta técnica para tratamientos de blanqueamiento dental. Este procedimiento se inicia con una limpieza profunda de los dientes por parte del especialista, eliminando el sarro y los restos de comida. Luego, se aplica una solución en gel a base de cloro y peróxido a cada una de las piezas dentales antes de exponerlas a un haz de luz azul que hace que se active la liberación de oxígeno, acelerando el proceso de oxidación sobre el esmalte. Es necesario tomar ciertas medidas de precaución para los tejidos blandos de la boca, en especial con las encías, a las que se les aplica un gel protector y un aislante de goma para evitar cualquier daño. La duración de la sesión suele ser de una hora, y tiene que realizarse en un dentista de confianza ya que puede provocar deterioro en el esmalte si el procedimiento se hace de manera incorrecta.

La cantidad de sesiones que se necesitan para lograr buenos resultados aplicando esta técnica de blanqueamiento va a depender de qué tan manchados se encuentren los dientes del paciente, así como del grosor del esmalte. No obstante, se pueden ver resultados inmediatos debido al poder blanqueador del cloro y del peróxido. Precisamente, es ahí en donde radica su principal dificultad: el peróxido, en las altas concentraciones que requiere éste tratamiento, tiende a debilitar la pieza dental volviéndola más frágil y sensible al cambio de temperatura. También se debe tomar en consideración que este procedimiento no está indicado para cualquier persona y es el dentista el encargado de evaluar el estado del paciente a fin de determinar si es recomendable llevarlo a acabo o si recomienda otra técnica.

Si bien este procedimiento es efectivo al momento de blanquear los dientes, tiene el inconveniente de tener que realizar el trabajo para cada una de las piezas dentales por vez, lo que genera que el proceso sea más lento que otras técnicas de blanqueamiento. Además, en éstas concentraciones de peróxido es habitual que el paciente tenga altos niveles de sensibilidad durante la sesiones y los días posteriores al tratamiento.

Blanqueamiento dental con luz azul portátil

blanqueamiento dental luz azul casa

Un método muy efectivo y mucho más económico son los kits de blanqueamiento dental que se pueden utilizar en casa. Se pueden adquirir tanto por internet como en comercios especializados, y no se requiere ninguna formación especial para poder proceder a la aplicación del tratamiento. En Smile Republic te proponemos un kit económico con una fórmula elaborada con ingredientes 100% naturales, fácil de utilizar y libre de peligros para tu dentadura y encías. Simplemente coloca el gel en el mordedor, colócalo en tu boca y enciende la luz LED durante 10 minutos para que el gel haga efecto en tus dientes. Cuando pasen los 10 minutos la luz se apaga y puedes enjuagar tu boca para retirar el producto sobrante. Éste método te permite blanquear en 9 sesiones los dientes hasta 8 tonos sin que tengas que sufrir efectos secundarios.