Blanqueamiento dental con luz LED

blanqueamiento dental luz fria

Otro de los procedimientos de blanqueamiento dental que se realizan en clínicas dentales es aquel que utiliza una lámpara de luz fría, cuya finalidad es actuar también como acelerador del agente blanqueador. Éste tratamiento se denomina también blanqueamiento dental láser o blanqueamiento dental LED. Este tratamiento cosmético es utilizado como solución rápida para lograr una sonrisa más blanca y saludable; pero no es oro todo lo que reluce, así que vamos a analizar las ventajas y desventajas que conlleva optar por esta alternativa, así como los resultados que se deben esperar.

Ventajas e inconvenientes del blanqueamiento con luz fría

El procedimiento de luz fría permite colocar la lámpara LED directamente sobre la totalidad de la dentadura, abarcando a todos y cada uno de los dientes y brindando un resultado bastante homogéneo. Es esa la razón por la que este procedimiento es más solicitado que otros que también tienen al peróxido de hidrógeno como agente blanqueador. En esencia, su finalidad es la misma: activar el peróxido para acelerar el proceso del blanqueamiento sobre el esmalte del diente.

Si bien es cierto esta es una técnica muy efectiva para lograr dientes más blancos, el tono de blanqueamiento que se logre también va a depender del grado de mancha de los dientes y el agente que la provocó. Además, el peróxido de hidrógeno puede reaccionar de distintas formas en el esmalte, de acuerdo a su nivel de concentración y a la forma en que se aplica. Al igual que en todos los tratamientos blanqueadores que tienen al peróxido como ingrediente principal, su aplicación tiende a generar una mayor sensibilidad en los dientes, provocando dolor al contacto con el frio o el calor. Igualmente, es necesario que se tome el mayor cuidado al momento de aplicarlo, ya que puede generar irritación bucal o algún tipo de daño a los tejidos blancos o a las cuerdas bucales.

blanqueamiento dental luz fria inconvenientes

¿Cuánto dura el blanqueamiento dental de luz fría?

Por lo general, el tratamiento se realiza en una sola sesión, con tres aplicaciones de entre 15 y 20 minutos de duración cada una y con periodos de descanso de algunos minutos más entre ellas. Puede darse el caso que se necesite programar algunas sesiones más, a criterio del especialista; sin embargo, si el nivel de coloración de los dientes no es tan intenso y se siguen los cuidados adecuados, bastará con una única sesión para que se noten los resultados.

La efectividad de este tipo de blanqueamiento está directamente ligada al cuidado posterior que se tiene de los dientes. El dentista recomienda evitar ciertos productos como el café, el té, las bebidas alcohólicas, las gaseosas y las golosinas, entre algunos otros. Asimismo, también aconseja limitar el consumo de cigarrillos que son la causa más frecuente de los dientes amarillos y de aspecto desgastado. Además, se debe continuar con el aseo habitual de la boca, reemplazando la pasta dental tradicional por una que contenga un blanqueador como ingrediente activo; de esa forma, los resultados se irán dando: los dientes podrán lucir más saludables y limpios.