Blanqueamiento dental zoom

Las alternativas que existen en la actualidad para conseguir dientes más blancos y brillantes son varias, cada una con sus propias características, consideraciones y riesgos. Es preciso que todo aquel que desee obtener una dentadura reluciente y de aspecto más saludable conozca al detalle en qué consiste cada procedimiento, a fin de tomar la decisión más conveniente para sí mismo. Esta vez nos vamos a referir al blanqueamiento dental con zoom, de qué se trata y cuáles son los pros y contras de este método.

¿En qué consiste el sistema zoom de blanqueamiento dental?

En palabras simples, el método zoom de blanqueamiento consiste en el uso de la luz LED para activar los beneficios del agente blanqueador, que por lo general es un gel de peróxido de hidrógeno. Con el uso de la energía luminosa, el tratamiento se realiza de una manera más rápida y efectiva. De esa forma, se pueden ver los resultados a los pocos minutos de iniciado el tratamiento.    

Este procedimiento se inicia con una evaluación del historial médico del paciente, a fin de determinar la conveniencia de realizarse el tratamiento. Cabe indicar que está contraindicado para mujeres embarazadas, aquellas que se encuentran en periodo de lactancia y para menores de edad. Es preciso determinar antecedentes de alergia a ciertos componentes y otras cuestiones importantes. Luego, se procede a una limpieza profunda de los dientes, eliminando restos de sarro y placa bacteriana; solo así se puede dar inicio a este tratamiento de blanqueamiento.

Con la colocación de un protector bucal, se procede a la aplicación de un compuesto entre el límite de los dientes y las encías, a fin de proteger los tejidos blandos de la boca. En seguida, se aplica el agente blanqueador a base de peróxido en cada uno de los dientes, cuidando de no hacer contacto con las encías. Es en ese instante en el que se aplica la energía luminosa sobre la dentadura, en tres periodos de quince minutos cada uno.           

¿Cuáles son las ventajas de este tratamiento?

El blanqueamiento de dientes zoom permite obtener resultados favorables desde los primeros minutos. Siguiendo el procedimiento con el cuidado debido, no causa dolor ni requiere de sesiones adicionales; solo es conveniente seguir con la limpieza habitual de los dientes, reforzándolos con alguna pasta dental blanqueadora.       

Sin embargo, es necesario tomar ciertas consideraciones antes y después del tratamiento.

Antes de someterse a este método de blanqueamiento, es muy importante la limpieza profunda de los dientes. Es responsabilidad del dentista asegurarse de esto ya que aplicar el zoom sobre dientes con restos de sarro o caries puede dañar seriamente la pieza dental. Una vez realizado el tratamiento, el especialista recomendará limitar el consumo de algunos productos que pueden manchar los dientes, como el vino tinto, el café, las bebidas gaseosas oscuras, las moras o las frambuesas. Se deberán evitar estos alimentos durante, al menos, una semana.  

Finalmente, es importante tener en claro que el uso de agentes blanqueadores a base de peróxidos puede resultar contraproducente para la salud dental. Este compuesto químico puede debilitar el esmalte del diente, incrementando su sensibilidad. Asimismo, el uso inadecuado de este producto puede irritar las encías y los demás tejidos blandos de la boca.